Rutas de agua, Rutas de promoción, Rutas de verano

Descenso del río Fraile (16/07/2017)

Comparte nuestras rutas y aventurasShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Para despedir la temporada 16-17 volvimos al río Fraile, se está convirtiendo en un clásico y no es de extrañar por el paisaje y por el hecho de ser una de las pocas rutas fluviales que tenemos cerca.

Una pequeña avanzadilla se fue a la zona de acampada ya el sábado, más que para ahorrarse el madrugón para buscar algo de fresquito por la noche.

Sobre las 10:00 de la mañana ya estaba todo el grupo reunido y dispuesto a zambullirse en las aguas del río. Entre socios e invitados nos reunimos en torno a 45 personas y comenzamos la aventura.

Lo primero que nos llama la atención es lo crecido que va el río, mucho más caudaloso que el año anterior, que también acabamos la temporada en el mismo paraje. El día promete, el agua corre con fuerza en algunos puntos y está bastante fría, sobretodo cuando tienes que mojarte el ombligo.

Entretenidos con el paisaje y la corriente vamos avanzando hasta llegar al primer salto. Un salto pequeño pero muy divertido porque es ancho y se pueden tirar varios a la vez sin peligro.

Los dos primeros tercios del recorrido se hacen sin pasar ningún desnivel grande, pasando algunos tramos de roca en los que el agua coje cierta velocidad pero sin problemas. La parte más divertida y entretenida del río comienza a partir del cruce con la pista por la que después volveremos. El último tercio tiene un par de pasos con cuerdas fijas, el primero estrecho y el segundo forma una bonita cascada. Paramos un minuto sobre la pista para recuperar algo de fuerzas y nos adentramos en el último tercio del descenso.

Al poco llegamos a la primera cuerda, hacemos un poco de tapón porque somos muchos y debido a la gran cantidad de agua que baja la cuerda es un poco más complicada que el año anterior. Mientras nos entretenemos en un par de pozas que hay unos metros antes para ponernos a remojo, el calor empieza a apretar.

Con algún que otro sustillo sin más importancia superamos este primer obstáculo y seguimos por una zona más estrecha, con algunos puntos en los que el río está muy encajonado y no se hace pie hasta llegar a la segunda cuerda.

Esta segunda cuerda, más fácil de pasar que la primera, es evitable por la parte derecha. Cae muchísima más agua que hace un año y quizá sea este punto en el que mejor se pueda apreciar la diferencia. La bajamos sin problemas, incluso hay quien volvió a subir para volverla a bajar y ya nos dirigimos hacia el final del recorrido acuático.

Al finalizar del recorrido nos encontramos con el mayor salto que hay en este tramo y con una senda que nos sube a la pista que nos ha de devolver a los coches.

El recorrido por dentro del cauce es de casi 3km y la pista de vuelta de alrededor de 4 km. Para la vuelta ya hace mucho calor y empiezan las quejas, se nota que por el río vas entretenido y todo es fantástico pero por la pista se ven las cosas diferentes y aunque se vuelve en mucho menos tiempo parece que se hace eterno.

Con esta excursión finalizamos la temporada 2016-2017, ha sido una temporada fantástica disfrutando de la montaña en todas sus modalidades, desde el frío invernal hasta el cálido verano. En septiembre volvemos con más aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *